reproducción asistida

Aspectos básicos de los tratamientos de fertilidad

¿Por dónde empezar, con toda la información y opciones disponibles en tratamientos de fertilidad? Si consideras someterte a uno, debes saber que, entre las diferentes alternativas, no hay una solución única para todos.

El primer paso es visitar a un especialista en fertilidad. En los tratamientos de fertilidad, algunos procedimientos son más sencillos y otros más complejos, por lo que tu especialista debe hacer una evaluación médica e identificar tus necesidades.

Lo más probable es que empiece preguntando tus antecedentes médicos y realice un examen físico, seguido por algunas pruebas de rutina para verificar la condición del útero y de los ovarios, así como del semen en el caso de los hombres. 

Estas pruebas, a menudo, incluyen un análisis de sangre (para evaluar la salud ovárica y el número de óvulos), un ultrasonido transvaginal realizado cuidadosamente y la histerosalpingografía (HSG) para evaluar la condición del útero y las Trompas de Falopio. Igualmente, se incluye un espermograma para checar el volumen del semen, así como su concentración, movimiento y forma.  

Después de las pruebas, el especialista platicará contigo y analizará el tratamiento que pueda funcionar mejor para ti. 

En el blog de Citmer, te presentamos los aspectos básicos de tres tratamientos de fertilidad:

Estimulación ovárica

Cuando una mujer ovula cada mes, suele libera un óvulo elegido por su cuerpo dentro un grupo de óvulos disponibles. Sin embargo, hay condiciones que pueden disminuir la ovulación natural, entre ellas están los ciclos menstruales irregulares y la edad.

En este caso, el médico puede prescribir medicamentos hormonales que inducen el crecimiento folicular y ayudan a causar la ovulación o liberar más de un óvulo a la vez, aumentando las probabilidades de embarazo en cada ciclo.

La estimulación ovárica tiene 3 puntos básicos:

  1. Puede realizarse por administración diaria de medicamentos vía oral o subcutánea durante un promedio de 10 días.
  2. Se realizan ecografías vaginales y análisis de sangre de manera regular para vigilar y controlar el crecimiento de los folículos.
  3. El médico indicará los días más propicios para el coito.

Fecundación In Vitro (FIV)

La Fecundación In Vitro es un proceso en cual los óvulos se extraen del ovario, después se realiza la unión de un óvulo y un espermatozoide en el laboratorio y se incuba en un periodo de entre 3 y 6 días. Usualmente, se eligen uno o dos embriones para ser transferidos al útero durante la FIV. 

La Fecundación In Vitro apoya a pacientes con condiciones como endometriosis, Trompas de Falopio bloqueadas, trastornos ovulatorios y baja reserva ovárica (cuando no hay muchos óvulos disponibles en los ovarios).

También puede ser una opción cuando existe algún factor masculino moderado o grave, que puede ser un bajo recuento de espermatozoides, mala calidad del esperma, esperma con baja movilidad o que los espermatozoides tengan forma anormal.

La Fecundación In Vitro consiste en 6 pasos:

  1. Estimulación ovárica.
  2. Obtención de los óvulos maduros.
  3. Inseminación y fecundación.
  4. Cultivo embrionario.
  5. Transferencia embrionaria.
  6. Congelación de embriones de buena calidad que no fueron transferidos y que podrán utilizarse en un siguiente intento. 
¿Qué es la Fecundación In Vitro?

Inseminación Artificial

La inseminación artificial es un tratamiento de baja complejidad que consiste en seleccionar espermatozoides de una muestra y depositarlos en el fondo del útero.

Por un lado, se prepara a la paciente con inducción de la ovulación y, por otro, se prepara el semen en el laboratorio para aumentar las posibilidades de embarazo. 

Los pasos de la Inseminación Artificial son:

  1. Evaluación por parte del médico especialista para determinar que eres candidata.
  2. Estimulación ovárica.
  3. Revisiones rutinarias.
  4. Programación del día de ovulación.
  5. Recolección de muestra de semen para capacitación espermática.
  6. Inseminación de los espermatozoides capacitados en el fondo del útero.
  7. Prueba de embarazo (14 días después de la inseminación).

Ahora que sabes un poco más sobre los tratamientos de fertilidad, no dudes en consultar a un médico especialista en reproducción asistida o acudir a una clínica de fertilidad para determinar la mejor opción para ti.

¿Qué es la Inseminación Artificial?

En CITMER podemos ayudarte. Agenda tu Asesoría On Line. ¡Tu Bebé es posible!