La salud sexual en la adolescencia

La adolescencia es una época complicada para todos nosotros. Desde la escuela, la familia hasta el romance parece tener un giro de tuerca, que nos cambia la vida de formas que ni siquiera lo habíamos imaginado. Todo cambia, incluso nuestro cuerpo. La pubertad es el paso por la adolescencia donde alcanzamos la madurez sexual. Eso da miedo, pero ¿qué es realmente?

Bueno, si eres niña se desarrollarán los senos, se ensancharán las caderas y se iniciará la menstruación. Si eres niño aumenta el tamaño del pene y los testículos, se agrandan los hombros y la voz se hace más grave. Claro, también aparece el vello y esas horribles espinillas en el rostro que tanta vergüenza nos provocan. Todo esto sólo es la punta del iceberg de los muchos cambios por los que pasa nuestro cuerpo por fuera y por dentro y, honestamente, puede ser algo impactante.

Esta rara metamorfosis nos prepara para la reproducción. El sexo puede cambiar tu vida y tus relaciones. Puede afectar la forma en que te sientes con respecto a tu persona o lo que otros puedan pensar de ti. La vida sexual es una puerta que trae consigo una infinidad de emociones y acontecimientos que pueden ser asimismo buenos o malos.

Por ello es de suma importancia cruzar esta puerta cuando te sientas preparado. El momento no siempre es el mismo para todos. Así que no hay nada malo si deliberas esperar. Es bueno planificar de antemano y saber cuáles son tus opciones y las consecuencias que trae consigo una vida sexual activa. Decidas o no tener relaciones sexuales, es bueno que conozcas acerca del sexo seguro y el impacto que puede tener en tu salud.

En primer lugar, está la planificación familiar. Adolescentes de ambos sexos afirman tener conocimiento de métodos anticonceptivos, pero que al momento del acto sexual se imponen construcciones de género y hábitos normativos sociales que impiden su uso. ¿Esto qué significa? Las mujeres, por ejemplo, creen que se verán mal si le piden a su pareja usar un condón o llevar uno consigo, porque queda en cuestión su decencia. Los hombres a su vez sienten la presión social de aprovechar el momento en cuanto se presente a como del lugar, rayando inclusive en una violación bajo la pena de poner en sospecha su propia masculinidad. Estas ideas retrógradas alrededor de la salud sexual se difuminan cada vez más en nuestro entorno, pero es importante conocerlas y entender que la opinión de la sociedad y cómo decidas llevar tu vida sexual son cosas completamente separadas.   

Además de un embarazo no deseado las relaciones sexuales conllevan el riesgo de contagiarte de enfermedades de transmisión sexual como: clamidia, SIDA, herpes, gonorrea, etc. Por mencionar algunas, en realidad ¡existen más de 20! De nuevo, el uso de métodos anticonceptivos juega un papel crítico en poder tener una vida sexual plena y segura. No debes tener pena o miedo de acercarte a tu familia, a tu pareja o tu médico, si el caso lo requiere. Recuerda, de todas las formas de cuidado, la precaución en el amor es tal vez la más importante para la felicidad.

Por ello es importante conocer los diferentes métodos anticonceptivos que existen y poder elegir el mejor para nosotros. A continuación, te mostramos cuales son los más comunes y cómo funcionan.

  • Preservativos: Los preservativos masculinos (condones) usados correctamente tienen una probabilidad casi del 98 % de evitar un embarazo, y los preservativos femeninos tienen una probabilidad del 95 %, pero se deben usar cada vez que tengas relaciones sexuales y en forma correcta.
  • Dispositivo intrauterino (DIU): Los DIU son unos pequeños dispositivos en forma de T que el médico coloca dentro del útero. Son sumamente eficaces para evitar embarazos y, además, se pueden recetar para ayudar a reducir el sangrado y los dolores menstruales.
  • Implante anticonceptivo: Un implante anticonceptivo es una pequeña varilla flexible que un médico coloca debajo de la piel de la parte superior del brazo. Lentamente libera una hormona que evita el embarazo durante 3 años. Cuando un implante anticonceptivo se utiliza según las indicaciones, tiene aproximadamente un 99 % de eficacia para evitar un embarazo.
  • Inyección anticonceptiva: Consiste en una inyección que se coloca cada 3 meses. Es eficaz, y no hay necesidad de que te acuerdes de tomar una píldora diaria. Cuando una inyección anticonceptiva se utiliza según las indicaciones, tiene un 99 % de eficacia para evitar un embarazo.
  • Píldora anticonceptiva: Es una píldora que contiene dos hormonas: estrógeno y progestina que evitan la implantación del óvulo fecundado en la pared del útero. Cuando se usa apropiadamente tiene una efectividad del 99%.
  • Parche anticonceptivo: Al igual que la píldora contiene hormonas que evitan el embrazo. Este es un parche adhesivo que se coloca sobre la piel y libera poco a poco estas hormonas. Su duración es de tres semanas aproximadamente. Tiene una alta efectividad.
  • Anillo anticonceptivo: Es un anillo que se coloca dentro de la vagina donde libera las hormonas que previenen el embarazo. Su duración es de tres semanas aproximadamente. Tiene una alta efectividad.

Referencias:

Making Healthy Decisions About Sex (Copyright © 2005 American Academy of Pediatrics, Updated 12/2014)